Intercambio de tradiciones con la comunidad Tule

Disfrutamos mucho de nuestra llegada al mar Caribe y el descanso en Tie nos da fuerza para avanzar. Esta tarde no tenemos que ir muy lejos porque nos encontramos con nuestro contacto de la comunidad Tule, el profesor Fabio Peláez. Habíamos conversado un poco en días anteriores y lo bueno es que llegamos a él gracias a otra cadena de contactos que venimos haciendo desde Bogotá.

Él es profesor en una de las escuelas que hay en su comunidad y es jefe de una familia numerosa de muchas de las que hay en la comunidad. El resguardo (llamado resguardo Caimán) abarca siete kilómetros a lo largo de la ruta después de la vereda de Tie y se extiende desde la playa hasta el fondo del bosque unos cuantos kilómetros más.

dsc03196

La comunidad está conformada aproximadamente, según lo que nos cuenta Fabio, por 1200 indígenas entre niños y adultos y está dirigida por diferentes “Caciques”, quienes son elegidos por la población de manera vitalicia y deben tener un comportamiento irreprochable frente a la comunidad ya que no solo son lideres políticos sino también espirituales.

img_2505

Mientras que Fabio nos va hablando sobre las tradiciones en su cultura también nos va presentando su familia. Hasta ese momento, nos sentimos en confianza y aunque son por naturaleza muy tímidos, también son muy curiosos. Desde el principio las niñas más pequeñas tienen cierta fijación conmigo, me miran, se ríen, hablan en lengua tule entre ellas y continúan riendo. Son muy tiernas  simpáticas.

img_2486

Fabio nos hace las preguntas de rigor; de dónde somos y de dónde venimos pedaleando, preguntas que ya son habituales para nosotros y que con gusto le respondemos. Mientras tanto sus dos hijos están haciendo una labor que necesita de bastante esfuerzo físico, ellos están pisando el arroz para sacarle la cascara con la que viene. Utilizan un utensilio que se llama tambo y que se asemeja a una copa gigante donde con dos moles de palos dan golpes fuerte al arroz de manera constante y uno por uno hasta lograr el producto final. Al terminar una de las hijas mayores de Fabio con un recipiente de coco llamado totuma separa la cascara del arroz.

Es un momento de compartir sus costumbres cotidianas y las nuestras también, ellos miran con curiosidad nuestras bicicletas y la carpa en la cual vamos a dormir. Pienso que para todos es la primera vez que ven una, entonces mientras Adri la va armando, tanto niños como adultos lo miran detenidamente.

img_2490

Aunque los Tule es otra comunidad que también ha tenido cambios generados por la llegada de la tecnología occidental, según lo que nos explica Fabio guardan aun muchas de sus costumbres; como tomar solamente bebidas hechos por ellos durante ciertas festividades, cuidar y proteger a sus mujeres como parte esencial de sus familias. Son una etnia monógama, se pueden volver a unir a una nueva pareja solo si la anterior ha fallecido. Los hombres trabajan en los diferentes cultivos que tienen de yuca, plátano y arroz.

Otra tradición se sigue manteniendo aunque ahora las parejas más jóvenes están dejando de hacerlo, a los niños cuando nacen se le ponen nombres en Tule y debe comenzar por alguna de una lista de cinco palabras que son elementos importantes para la comunidad; olo que es oro, mani que es plata, ina que es medicina, aqua que es piedra e igua que significa almendro. Los Tule no usan apellidos entre ellos, de generación en generación han tenido que adicionarse apellidos para registrarse ante el estado colombiano.

img_2500

El traje típico en los Tule lo lleva la mujer y es por la que esta comunidad indígena es conocida. Ellas portan unas telas llamadas molas,  que pueden ser elaboradas tanto por mujeres como por hombres. Las molas son varias telas en una, tejidas para formar figuras de colores que en su mayoría son geométricas. Son formas para proteger de manera física y espiritual a la mujer. Como se han vuelto tan conocidas también diseñan molas con figuras de animales para vender pero no es muy usual ver las tule con estos diseños en sus ropas. Los hombres no las usan, es exclusivo de las mujeres de la comunidad. La elaboración de estas hermosas telas se enseña desde que  los niños son pequeños.

Como estamos a un día de navidad, preguntamos si es costumbre de ellos celebrar esta festividad. Fabio nos comenta que no, ellos solo celebran el año nuevo, pero después de los setentas pasaron por su comunidad un grupo de religiosas y fueron insertando poco a poco esta festividad. Como en muchas otras culturas ancestrales del país y de América Latina el catolicismo se ha mezclado con las tradiciones de estas comunidades, los Tule no escaparon a ello y como ya han pasado varias generaciones, los actuales descendientes no conocen en que momento de su historia esto paso y se toma esta mezcla como algo natural.

img_2502

Aunque es un pequeño momento que pasamos con Fabio y su familia en esta hermosa comunidad indígena, aprendemos mucho. La diversidad cultural de Colombia nos muestra esta riqueza que venimos a buscar en nuestro periplo por el país. Sabemos que esto hasta ahora está empezando y nos llena de mucho ánimo para seguir y así poder compartir toda nuestra experiencia con ustedes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s