Los Wayuú, un pueblo en completa metamorfosis

Hablar de la comunidad Wayuú es hablar de la Guajira, de Colombia y Venezuela, ya que siendo la población indígena más grande del país comparte territorio en el país vecino. Es hablar de una complejidad social, económica y política marcada por una panorama geográfico bastante agreste, pero también de gente que siendo muy sencilla como otras poblaciones de Colombia es acogedora y cálida.

dsc04065

Son muchos los comentarios que te dice la gente cuando vas a esta parte del país, es mucho el miedo que se genera a través de una corriente de rumores que, verdaderos o no, no empañan nuestro deseo de conocer esta zona colombina. La prevención está puesta a cada tramo de la ruta pero igual queremos dar una oportunidad a un lugar que no podemos juzgar sin conocerlo. Es así como saliendo de Riohacha nuestro primer anfitrión en tierras Wayuú es una familia de su comunidad. José y Daysi que con sus tres hijos nos abren las puertas de la que es su casa y nos dan la bienvenida. Es cuando pensamos que hay que romper esos paradigmas de asociar humildad y sencillez solamente con violencia y que la sociedad siempre nos vende sin importar de que manera.

Ellos son de una ranchería que se ubica cerca de “Cuatro Vías” que, como contamos en el artículo anterior, son dos rutas que se cruzan para ir a cuatro puntos importantes de la Guajira, pero actualmente viven en esa casa para cuidarla. El efecto de llegar a esta familia y ser acogidos de manera gentil y simpática nos anima más para ir a la alta Guajira. Con Daysi aprendemos algunas palabras en lengua wayuú, ella nos muestra las mochilas típicas que ella teje al igual que la hamaca o como ellos la llaman “el chinchorro” que es lo mismo pero de un tamaño mucho más grande. Con el pasar de la conversación y conociendo ellos de nosotros y nosotros de ellos, comenzamos a conocer un poco como es la sociedad wayuú.

dsc03856

En su cultura se mezclan tanto español como la lengua nativa, la manta típica que llevan las mujeres se ve pero también es muy común ver a mujeres con otro tipo de ropa (pantalones, faldas o vestidos) así mismo los sombreros que usan los hombres de esta comunidad ha sido reemplazado por gorras u otro tipo de sombreros. Otros cambios, más profundos, son la asimilación de religiones occidentales como propias, la desaparición de presencias importantes como el cacique o jefe de una ranchería de los cuales supimos que no quedan casi ninguno y el mestizaje que hay entre la comunidad y otras poblaciones. Por otro lado, tradiciones como las danzas, las celebraciones para pasar a la adultez o el compromiso entre hombres y mujeres se siguen manteniendo en muchas de las rancherías.

Hablar con José y Daysi nos da un abrebocas de la cultura wayuú. Nos damos cuenta de que como comunidad son menos tímidos y silenciosos que las otras comunidades con las que hemos tenido oportunidad de compartir, esto hace que nuestra estadía en esta familia termine entre risas y chistes que amenizan aun más el ambiente.

img_2986

Tenemos una bienvenida como nunca lo hubiésemos esperado, nos despedimos felices de nuestros anfitriones y seguimos ruta dirección Uribia, capital indígena de Colombia. En ruta empezamos a ver de manera constante las rancherías, cada una con su nombre en lengua wayuú, acompañadas siempre durante algunos metros de los pastores de chivos. Comenzamos a observar también muchos más niños, algunos que solo juegan al lado de la ruta, montan bicicleta o solamente venden combustible en botellas de gaseosa. Rostros serios sin muchas sonrisas vuelven más solitario el panorama. Puede que nuestra paranoia aumente en ese momento pero nos sentimos cada vez más observados y pedaleamos sin poner mucha atención al paisaje, que de hecho es muy monótono, el poder del rumor vuelve hacer efecto en nosotros.

dsc04057

Cada vez que nos acercamos a destino la aridez del desierto se incrementa, el sol y el calor pegan como nunca. Llegamos a Uribia con viento en contra, allí nos debemos encontrar con nuestra próxima anfitriona. Ella se llama Rosa Lopez quien también, y para nuestra alegría, es Wayuú. Tenemos que esperarla en casa de su hija Carolina y su yerno Jeiner. Ellos nos reciben muy bien, son muy amables y de inmediato nos ofrecen chinchorro para poder descansar.

dsc04053

Si las malas lenguas nos quieren hacer ver una comunidad indígena hostil y peligrosa nosotros solo sentimos buenos tratos, gentileza y sobre todo mucha alegría en el ambiente aun sabiendo que existen problemas como en cualquier otro lugar del país. Ya en la noche conocemos a Rosa, ella es una mujer que desde el primer momento en que la vemos transmite alegría, fuerza y sobre toda la belleza de la mujer wayuú. Al conversar con ella le contamos de nuestro proyecto, de lo que llevamos de viaje y de nuestro interés por conocer la alta Guajira o al menos el Cabo de la Vela que es donde ella vive.

img_3036

Salimos con ella al día siguiente al Cabo en horas de la tarde, esto nos permite ver la cotidianidad de Uribia durante el día y también asistir a un funeral wayuú al cual Rosa nos invita. Es en este momento que vemos la metamorfosis que culturalmente a tenido esta comunidad indígena donde se mezclan rituales católicos, u otros credos, y rituales ancestrales. Aquí el recinto del velorio es la casa de la persona fallecida, hay reunión de hombres y mujeres por aparte, se ven mantas y sombreros típicos pero también personas vestidas con otros trajes. Luego, como en todo funeral católico, se celebra una misa y se entierra a la persona. Vemos en la casa a muchas personas y casi todas son de la familia. Rosa nos explica que es normal que en esta comunidad los hombres tengan muchas mujeres y es por esto que las familias son numerosas, hay muchos primos, tíos, sobrinos, hermanos, etc.

dsc04071

Ya en la tarde, en dirección al Cabo, nos encontramos con más niños al lado de la ruta. Esta vez, los vemos mendigando de manera recurrente, es como si fuera un detalle del paisaje que se hace habitual en el cotidiano  guajiro. ¿Quiénes tienen toda la responsabilidad ante esto? No estamos perplejos al ver esta situación pero tampoco nos causa indiferencia una realidad que, aunque no seamos de la Guajira, nos genera conflicto porque sabemos que debe tener alguna complejidad.

img_2974

Al llegar a casa de Rosa nos encontramos con el resto de su familia. Sus otras dos hijas ; Katy y Angie, Lorenzo y el pequeño Emmanuel. Seguimos con una buena acogida por parte de esta hermosa familia. Charlamos con todos y en especial con Angie quien, amante de lo viajes, nos  cuenta lo que conoce de Colombia y nos enseña más de la cultura wayuú. Evidenciamos un cambio rotundo de esta comunidad y queremos saber en que momento se modificaron lazos con lo ancestral, pregunta que para nosotros nunca tuvo respuesta. Al pasear por el Cabo de la Vela, miro el desierto y el mar y pienso que hubo algo de la historia de este pueblo que nunca se contó o que se quedó entre dunas y cactus.

img_2941

Volvemos a Uribia y disfrutamos minuto a minuto los últimos momentos con Rosa y su familia. Además de ser nuestros anfitriones aquí, han sido nuestros referentes para comprender la vida de la comunidad Wayuú en la actualidad. Angie en su labor como enfermera nos explica que sucede con la infancia en la alta Guajira, el por qué de la mendicidad y de nuestro papel como visitantes  de este lugar. Se sabe que hay corrupción, se sabe que hay alto índice de pobreza y alto índice de natalidad y si a eso le sumamos que posibles visitantes dan monedas a los niños o dejan ciertos alimentos al azar por ciertos resguardos cuando hacen sus visitas turísticas, esto hace que el problema empeore.

Nos vamos de la Alta Guajira con la imagen de una comunidad indígena fuerte y grande que con el contacto de desarrollo y tecnología se ha modificado, ha guardado ciertas tradiciones y tomado otras. Partimos de allí habiendo conocido a un referente wayuú que sigue luchando por los derechos de su comunidad como lo es la señora Rosa Lopez. Nos quedamos con la alegría de este pueblo que hace el desierto no parezca tan hostil.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s